Las cinco claves para saber elegir un sofá cómodo

Las cinco características que tiene que tener un sofá para ser cómodo

La postura que adopta nuestro cuerpo al sentarnos en un sofá nos indica si éste será cómodo o no. Hoy en Avvento te contamos todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir un buen sofá.

Hay sofás en los que es mejor no sentarse. Ya sea por el material del que están hechos o por la forma, muchas veces resultan incómodos y está claro que cuando elegimos el sofá que va a vestir nuestro salón realizamos una gran inversión. Por ello, hay que tener claro que estamos dando en el clavo. Aunque parezca imposible encontrar el sofá que mejor se adapte a la forma de nuestro cuerpo para sentirnos cómodos en él, es posible y hoy te vamos a contar los aspectos que tienes que tener en cuenta para acertar con la elección. ¡Vamos a ello!

 

Caderas

Es importante que al sentarte en el sofá las caderas nunca queden más hundidas que las rodillas. Posiblemente la primera sensación al sentarte en un sofá en el que pasa esto es que es muy blandito y por tanto cómodo. Sin embargo, a la larga supondrá un problema ya que a la hora de incorporarte será mucho más complicado y en ocasiones doloroso, puesto que tendremos que tirar de todo nuestro cuerpo para ponernos en pie.

 

Decoración retro

¿Llegan los pies al suelo?

Cuando te sientes en el sofá y te apoyes contra el respaldo del sofá debes poder apoyar los pies en el suelo. Es muy importante mantener las caderas y las rodillas alineadas para evitar molestias. Un truco en caso de no llegar con los pies al suelo es utilizar un puf que nos haga conseguir esta postura.

 

Espalda apoyada

Es necesaria que los riñones queden protegidos y para ello la espalda debe tocar el respaldo del sofá. De esta manera evitarás que el cuerpo se resbale hacia abajo ya que terminaremos sintiendo dolor en la zona lumbar. Si al sentarte en el sofá, sientes un hueco en esa zona, ten claro que no se trata de un sofá cómodo.

Decoración elegante. No recargar espacios

 

Atención a tus rodillas

¿Alguna vez has sentido que tienes que echar el culo hacia adelante en el sofá porque te chocan las rodillas? Hay sofás en los que nada más sentarte sientes como el borde del asiento presiona en la parte posterior de las rodillas. Este detalle tan sencillo hará que adoptemos una mala posición y por tanto sintamos dolores en la espalda. Así que es muy importante que al sentarte el asiento no te roce las rodillas.

 

Los reposabrazos no pueden estar ni muy arriba ni muy abajo. Si están muy elevados a la hora de apoyar los brazos durante mucho rato sentirás que tus hombros se cargan y si por el contrario están muy bajos sentirás que tu espalda tira hacia abajo para alcanzar el punto de apoyo. Por lo tanto, la altura perfecta es a la altura del codo.

EXTRA: Para que un sofá sea cómodo no debe ser ni muy blando ni muy duro. Es por eso que los materiales con los que están hechos deben ser de calidad que se deformen poco. Sin embargo, el respaldo si que debe ser más blando que el resto del asiento.

¿Te han servido de ayuda estos consejos? Está claro que nuestros sofás Avvento cumplen con creces estas necesidades pero si tienes alguna duda o necesitas ayuda, no dudes en visitar cualquiera de nuestros puntos de venta en los que te asesoraremos en todo lo que necesitas. Sé único, sé diferente, sé Avvento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *