10 errores que debes evitar al decorar tu recibidor

Decorar el recibidor a la perfección es posible

Se trata del espacio más visible de las casas y muchas veces dejamos de lado la importancia de su decoración. Y es que, se trata de lo primero que veremos nada más entrar por la puerta, así que toma nota de todos los fallos que debes evitar cuando te pongas a decorar tu recibidor. 

Lo habitual en los recibidores o hall de las casas es que dispongan de un mueble en el que dejar las llaves, las cartas o los abrigos. Muchas veces nos olvidamos de que es la parte de la casa que más se ve y por lo tanto su decoración debe estar igual de cuidada que cualquier otra estancia de la casa. Por eso, hoy te hablamos de los 10 errores que debes cometer al dejar volar tu imaginación decorativa. ¡Vamos a ello!

 

Espejos, arma de doble filo

Es habitual tener un espejo en la entrada de los hogares. Y es que son perfectos para darse un último vistazo o retocarnos antes de salir de casa. Hasta aquí su uso es correcto, pero también hay que tener en cuenta la orientación que le demos. Si no está bien colocado no sirven de nada ya que no podremos conseguir que proyecten la luz  o creen el efecto de profundidad tan habitual de los espejos. Si junto a la entrada tienes una habitación cercana, puedes colocarlo frente a ella para que refleje su interior y crear la profundidad de la que hablábamos. Los modelos altos nos permitirán vernos de cuerpo entero y además nos veremos mucho más estilizados.

 

Recargar las paredes

Si el espacio es muy reducido es recomendable evitar recargar las paredes con papeles decorativos. No solo provocarán que el espacio parezca mucho más pequeño, sino que hará que al entrar en el recibidor lo primero que nos de la bienvenida sea una sensación de agobio y caos. Si este tipo de decoración te encanta, entonces puedes aprovechar la pared más lejana del ‘hall’ para forrarla con tu papel pintado favorito. Pero tal y como comentamos, hay que tener mucho cuidado con no excederse.

 

Menos es más

Esta típica frase “menos es más” no solo es aplicable al recibidor, sino a cualquier espacio de una casa. Pero sobre todo, en este tipo de espacios que suelen ser reducidos es aconsejable pintarlos de los mismos colores que las habitaciones contiguas. Esto nos hará ganar una sensación de amplitud extra al espacio ya que se fusionará con el resto de habitaciones. Si lo que quieres es darle un toque original y diferente, puedes elegir una pintura satinada, que hará que la entrada de tu hogar gane mucha más iluminación.

Todo al blanco

Se trata del color más recurrente en el mundo de la decoración. Bien es cierto que nos permite jugar con el espacio de las habitaciones y crear esa sensación de amplitud que tanto ansiamos. Sin embargo, si no disponemos de luz natural puede que un espacio blanco y con luces artificiales nos quede frío y desangelado. En estos casos podemos utilizar colores crudos, beige o grises claros y perlados con los que seguir decorando dentro de las gamas de colores neutros sin arriesgarnos a este efecto poco acogedor.

 

No te pases con la luz

Siempre le damos mucha importancia a la iluminación pero no hay que cometer el error de caer en los excesos. Si no tenemos la luz suficiente tampoco hay que llenar el recibidor de lámparas con las que convertirlo en una discoteca. Coloca una luz indirecta que ilumine todo el espacio de forma difuminada y crear un entorno cálido y acogedor para dar la bienvenida a vuestros invitados.

 

Exceso de muebles

Recuerda que tu recibidor no debe ser una gymkana. Por lo general, los recibidores suelen ser espacios pequeños y si es tu caso, cuantos menos muebles tengas, mejor. Lo único que conseguirás si tienes mucho almacenaje es llenar todo de los trastos del día a día que no sabemos donde guardar al llegar a casa y crear sensación de desorden.

 

El suelo como única opción

Si a la entrada de tu casa ni siquiera se le puede llamar recibidor, entonces estamos seguros de que no cabe la posibilidad de colocar un mueble. Sin embargo, existen otras opciones para disponer de un espacio de almacenamiento sin necesidad de quitar los pocos metros de espacio de los que dispones. Para esto, son necesarios los muebles volados instalados en las paredes. Quizás puedas instalar una pequeña balda que te permita dejar las llaves, cartas o elementos básicos del día a día.

El vacío

Igual que te aconsejamos no pasarte con el exceso de muebles en la entrada de tu casa, tampoco te quedes corto. Es necesario tener algún tipo de mueble, dentro de tus posibilidades, que te permita poder dejar los accesorios más útiles. Por ello, puedes instalar pequeños ganchos donde dejar las llaves colgadas al entrar en casa o cuencos para dejar todo eso que sueles llevar rondado en los bolsillos. Pero sobre todo, no dejes que tu espacio se quede completamente deshabitado.

 

Se realista

No pienses en lo que te gustaría tener en tu recibidor, sino en el espacio que tienes y en lo que puedes disponer en realidad. Muchas veces nos dejamos llevar por las tendencias que vemos y que tanto nos gustan pero la realidad es que no son viables en nuestros hogares. Por eso hay que tener muy en cuenta lo que tenemos y cómo podemos adaptarlo a nuestros gustos. Para no cometer errores, te aconsejamos que siempre tengas libres al menos 90 cm de espacio para moverte con libertad.

 

Alternativas

Hay muchas alternativas con las que solventar los problemas de espacio. Solo hace falta indagar y descubrir las posibilidades que mejor se adaptan a nuestro recibidor. Los murales o sistemas de rieles son una excelente opción ya que permiten cambiar fácilmente el tipo de disposición en la pared según las necesidades.

 

¿Tienes dudas? Ven a visitar cualquiera de nuestras tiendas  y te ayudaremos en todo lo que podamos. ¡Ven a visitarnos!

Somos Avvento, somos decoración.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *